WaterMark_2020-08-10-18-01-20.JPG

Artesanas de San Antonino, Oaxaca, bordan hermosos cubrebocas; la pandemia ha afectado duramente su economía (Galería)

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

📸📝 por: Jorge Luis Plata

La señora Martha Cristina Pérez Pérez, nos recibió en San Antonino Castillo Velasco, Oaxaca, donde se reúne el colectivo de 8 mujeres denominado “Flores y Pensamientos”, quienes durante toda su vida y por varias generaciones han bordado vestidos y blusas típicas en la comunidad, pero en estos meses tuvieron que detener su producción para comenzar a hacer cubrebocas artesanales y adaptarse a esta nueva normalidad, ya que desde marzo dejaron de vender estás indumentarias debido a la pandemia mundial por COVID, la cual afecto a esta población, y que desemboco en la prohibición del ingreso y salida a la localidad.

Este colectivo ha participado en distintos años en las exposiciones artesanales que organizaba el proyecto Artesanías e Industrias Populares de Oaxaca (ARIPO) en el andador turístico en las temporadas más fuertes del año en Oaxaca, pero debido a la emergencia sanitaria todo fue cancelado.

Hacer un cubrebocas es una tarea laboriosa porque en cada pedazo de tela salen al menos 15 piezas para recortar y hacerlos en tricapa como recomiendan los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), a partir de ahí comienza el bordado de flores que es la figura tradicional de la comunidad, un distintivo único con aguja e hilo, que aunque lamentablemente los hilos han cambiado, ellas no cambian la técnica que aprendieron de sus antecesoras.

Cada una de ellas borda a su manera, se reúnen sobre todo los miércoles, pero en cada uno de sus hogares tienen otras actividades aparte de ser el sustento del hogar.

Por ejemplo Estela Raymundo Lucas, trabaja en su local llamado Manos de Ángel” y también vende empanadas típicas de San Antonino, para lo cual tuvo que hacer sus propios protocolos de salud y poner plástico a los alimentos que vende para proteger a sus clientes y a ella misma, evitando con ello la propagación por COVID19.

Por su parte, Luz Ruiz Santiago, es una de las pioneras de este colectivo, tiene más de 70 años y desde los 12 años comenzó a bordar y mantiene el hilado y tejido tradicional único en esta comunidad.

Cabe destacar que el colorido de sus productos son amenazados por la piratería, la cual les perjudica al impedir que puedan mantener sus precios, por lo que exhortan a la ciudadanía que comparen y verifiquen la calidad de los productos que adquieren, ya que los que ellas elaboran tienen un nivel de ejecución excepcional, pues no usan máquinas, todo es artesanal.

El precio de los cubrebocas va desde los 40 pesos, pero varía según el tamaño, sin embargo el precio más alto es muy accesible (60 pesos) y solo puede aumentar un poco si los diseños son personalizados.

Doña Martha y doña Estela concuerdan en decir que han buscado apoyos que el gobierno dice tener para este tipo de casos, sin embargo no han obtenido una buena respuesta, aunado a que al estar cerradas las dependencias, no saben a quien recurrir; en tanto ningún programa gubernamental ha llegado a su localidad para favorecerlas.

Quienes deseen obtener sus productos, pueden pedir informes a los teléfonos 951 310 44 95, y 951 461 88 61, y ayudar de esta manera a que puedan salir del rezago derivado de la contingencia por COVID19, la cual ha dejado congelado su patrimonio.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Leave a Reply