unnamed-2

Estrenan en Oaxaca Cantalao, documental sobre Pablo Neruda

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

COMUNICADO

Oaxaca fue el escenario del avant premier del documental Cantalao: el secuestro de un legado, documental del chileno Diego del Pozo que fue ofrecido la noche de este viernes en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca (MACO), como parte de la propuesta cinematográfica de la 36 Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO).

Con la presencia del autor fue proyectado el largometraje donde se indaga en el destino post-mortem del poeta Pablo Neruda, así como lo acontecido con su última voluntad: la Fundación Cantalao, un lugar destinado a acoger a poetas, artistas y científicos, ubicado sobre un acantilado frente al mar en Chile.

Cantalao, como Macondo o Comala, es un lugar mítico, escenario de la única novela de Neruda, El habitante y su esperanza, de 1926. Años después de que viera la luz esta obra, el autor decidió llamar así el sitio donde perpetuaría su legado promoviendo y estimulando a los nuevos talentos chilenos del arte y la ciencia.

Dicho proyecto fue depositario de los esfuerzos de Neruda en los últimos años de su vida, y estaba listo para edificarse con la ayuda de la CORMU (Corporación de Mejoramiento Urbano) durante el gobierno de Salvador Allende. Este sueño se vio interrumpido con el golpe de estado del 11 de septiembre de 1973 y la muerte del poeta.
En los primeros años del gobierno dictatorial de Augusto Pinochet, la ausencia de Neruda, su legado y los actos posteriores a su muerte, se conviertieron en símbolos de la resistencia contra la opresión del nuevo gobierno, primero con el funeral y homenajes que convocaron a miles de chilenos.

En la década de los 80, tras la muerte de Matilde Urrutia, última mujer de Neruda, el abogado, relacionado con la Junta Militar y quien había tenido acercamiento con la viuda después del golpe de estado, le dio forma a la Fundación Pablo Neruda, con él como su presidente vitalicio a cargo de todos los bienes y la obra del poeta.

Durante el primer gobierno democrático después de la dictadura, en 1992, se llevó a cabo un funeral a cargo del estado y se trasladó el cuerpo del poeta y su esposa a su casa en Isla Negra, con la oficialización de la Fundación Pablo Neruda como marco.

A lo largo de más de 40 años, Cantalao se mantuvo olvidado y en el anonimato. El sueño de Neruda no se concretó, sin embargo permaneció en los recuerdos del carpintero Rafael Plaza, uno de sus colaboradores más cercanos.
En el aniversario número 40 de la muerte de Neruda, en 2014, la fundación con su nombre obtuvo el apoyo de inversionistas y el parlamento chileno para inaugurar un memorial en honor al poeta en el sitio de Cantalao.

Actualmente Cantalao continúa su papel de lugar mítico, en el acantilado de Neruda, sin embargo, la Fundación Neruda tergiversó la verdadera voluntad del poeta en favor de intereses económicos y favores políticos.

CompartirShare on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone

Leave a Reply